Sobre el autismo

El Trastorno de Espectro Autista (TEA) -o Autismo- es un desorden del desarrollo neurológico que afecta a las personas en sus habilidades de comunicación y relación con otras personas. Así mismo, está asociado a la presencia de conductas repetitivas y la necesidad de realizar rutinas rígidas. Los síntomas pueden abarcar dificultades de aprendizaje en diferentes grados.

El autismo se define como un desorden del desarrollo que da como resultado un conjunto de comportamientos anormales, que impacta principalmente en el desarrollo normal del cerebro, afectando las habilidades comunicativas y sociales de quienes lo padecen.

El Autismo puede presentarse desde el nacimiento o hasta algunos años después, cuando pueden verse los primeros síntomas o desórdenes característicos, las evidencias muestran que una intervención temprana produce una mejora a largo plazo en el niño.

El Autismo se presenta en cualquier raza, etnia o grupo social y es cuatro veces más frecuente que se presente en niños que en niñas. Afecta a las personas en su habilidad de comunicarse y relacionarse con otras. Igualmente, está asociado a rígidas rutinas y comportamientos repetitivos, como son la obsesión por disponer de los objetos o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden variar de regulares a muy severos.

Algunos síntomas que comparten entre ellos son:

La Sociedad Nacional de Autismo sugiere un porcentaje de al menos 1 de cada 10 personas en América Latina sufre autismo.

En México existen alrededor de 45 mil niños con autismo y cada año se diagnostican al menos 6 mil más (INEGI 2010).

En el Estado de Puebla se cuentan 4 mil 500 casos diagnosticados, de los cuales, sólo uno de cada diez menores que presentan autismo reciben atención especializada (Red de Atención a la Diversidad Funcional RED, 2013) por diversas causas, entre ellas, la falta de conocimiento acerca del tema y el nivel socioeconómico de los padres, ya que al ser necesitar ellos una educación especializada, los costos son mayores.

La Sociedad Nacional de Autismo sugiere un posible porcentaje de, al menos, 1 de cada 10 personas.

Las formas más leves de autismo pueden ser casi imperceptibles y suelen confundirse con timidez, falta de atención y excentricidad, sin embargo los casos más severos se caracterizan por una completa ausencia del habla de por vida, autodañino y agresivo. Los niños pueden presentar alguna discapacidad intelectual o por el contrario, ser muy inteligentes.